Inicio El Sur Asesinan en México a líder social y ambientalista

Asesinan en México a líder social y ambientalista

155
0
Compartir

El dirigente comunitario Samir Flores, defensor del medioambiente y opositor a la obra apoyada por el Gobierno federal mexicano de una central termoeléctrica en el céntrico estado de Morelos, fue asesinado cuando salía de su casa el miércoles, tres días antes de la celebración de una consulta popular sobre el proyecto.

Flores, indígena náhuatl de 35 años y fundador de la radio comunitaria Amiltzinko, lideraba el movimiento de oposición al proyecto desde la localidad de Amilcingo. Las comunidades locales han estado luchando desde el 2012 contra el Proyecto Integral Morelos, que contempla la puesta en marcha de dos plantas termoeléctricas de la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE), un gasoducto para abastecer a la planta con gas natural en Huexca y un acueducto.

Las comunidades, en su mayoría indígenas, que rodean el volcán Popocatépetl, incluido el municipio de Amilcingo, donde residía Flores, se oponen al proyecto debido a los riesgos medioambientales, de salud y seguridad así como los problemas de suministro de agua que puede provocar.

Los Pueblos en Defensa del Frente de Tierra y Agua (Morelos, Puebla y Tlaxcala) informaron en un comunicado que dos vehículos estacionaron frente a la vivienda de Flores alrededor de las 5 de la mañana del miércoles (hora local). Las personas armadas del interior de los coches le llamaron y cuando éste salió le mataron a disparos. El activista murió poco después en el hospital.

Estas instalaciones ya estaban construidas pero paralizados por las denuncias de los habitantes de la región. Para desencallar el tema, Andrés Manuel López Obrador, anunció la celebración el próximo fin de semana (23 y 24 de febrero) de una consulta ciudadana para evaluar el futuro de la obra, de más de 1.000 millones de dólares, que el nuevo mandatario izquierdista apoya.

Entre las consecuencias denunciadas por los activistas comunitarios, destacan, por ejemplo, el desvío del río Cuautla debido a la termoeléctrica, que dejará sin agua a 6.000 campesinos de la zona, “lo que atenta –denuncian– contra la vocación de la Tierra y nuestras formas de vida”. Los opositores estiman que al menos 254.000 personas viven en la zona afectada por el proyecto.

López Obrador lamenta el crimen

“Lamento mucho lo del asesinato de un dirigente en Morelos opositor a la termoeléctrica. Es un crimen vil, cobarde, esa es la información que tengo hasta ahora”, señaló López Obrador, en su conferencia de prensa matutina.

No obstante, el mandatario aseguró que la celebración de la consulta sigue adelante. “La consulta la tenemos que continuar porque es un proceso que ya se acordó en una asamblea, ya se informó. La gente tiene todos los elementos y no podríamos detenerla porque no sabemos también con qué intención se cometió el crimen”, puntualizó López Obrador.

Asimismo, el mandatario afirmó que se investigará el asesinato, y no descartó la posibilidad de que este suceso buscara entorpecer la realización de la consulta sobre la termoeléctrica. Dijo, además, que el aparato de seguridad del estado sabe de un gran número de grupos criminales que operan en el área.

De acuerdo con datos de organismos sociales, desde el año 2006, en México han sido asesinados más de 40 defensores de derechos humanos.

La Radio del Sur/ Agencias