Inicio Ahora Autoridades de Polonia reconocen tercer afectado en cárceles de la CIA en...

Autoridades de Polonia reconocen tercer afectado en cárceles de la CIA en su territorio

28
0
Compartir

Ria Novosti/La Radio del Sur

La Fiscalía de Polonia reconoció al yemenita Valid Mohamed ben Attash su condición de tercer afectado en el caso sobre las cárceles secretas de la CIA en territorio polaco, informó este jueves la organización de Derechos Humanos Amnesty International.

“Esto debe proporcionar el impulso necesario para la resolución de un caso cuya investigación ya dura más de cinco años… Las acusaciones de Valid ben Attash relacionadas con torturas son extremadamente serias y exigen ser investigadas. Es muy positivo que los fiscales polacos estén de acuerdo con esto”, dice un comunicado de la organización humanitaria.

Actualmente, Valid ben Attash se encuentra en la cárcel de la CIA en Guantánamo, Cuba.

El prisionero afirma que desde el 29 de abril de 2003 hasta el 4 de septiembre de 2006 en diferentes centros penitenciarios secretos de la CIA fue sometido a torturas. Uno de esos centros supuestamente fue una mansión oficial localizada en el territorio de un centro de inteligencia en la localidad Stare Kleykuty, en el noreste de Polonia. Las autoridades polacas oficialmente no han confirmado la existencia de esa cárcel secreta de la CIA.

La fiscalía de Cracovia declaró la prolongación de la investigación sobre la existencia de cárceles de la CIA en el territorio polaco hasta el 11 de febrero de 2014, un proceso que comenzó en 2008 y que avanza lentamente a pesar de la desclasificación de muchos documentos oficiales.

A principios de 2012 el caso fue remitido de Varsovia a Cracovia y en calidad de afectados, fueron reconocidos dos prisioneros de Guantánamo, el saudí  Abd Ar Rahmana An Nasiri y el palestino Abu Zubeidi.

A comienzos de 2013, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo anuló el carácter secreto de los materiales relacionados con la investigación sobre las cárceles secretas de la CIA en Polonia.

El veredicto fue la respuesta a una petición expuesta por An Nasiri que denunció obstáculos burocráticos y la negativa de las autoridades polacas de proporcionar a la investigación los documentos necesarios.