Inicio El Sur Bolivia exige a EE.UU. extradición de exmandatario Sánchez de Lozada

Bolivia exige a EE.UU. extradición de exmandatario Sánchez de Lozada

50
0
Compartir

Telesur/La Radio del Sur

El Tribunal Supremo de Justicia de Bolivia dio continuidad este martes a la solicitud que presentó la Fiscalia General de ese país hace varios meses, en la que exigen a Estados Unidos la extradición del expresidente Gónzalo Sánchez de Lozada, quien huyó de la nación suramericana por estar involucrado en la muerte de 60 personas en octubre de 2003.

Al respecto, el fiscal general de la nación, Ramiro Guerrero, acusó a Estados Unidos por haberle negado la visa. Explicó que su visita al Estado norteamericano tendría como finalidad presentar un nuevo documento para solicitar la extradición inmediata del exmandatario boliviano, Sánchez de Lozada.

“La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con nueve magistrados, ha dispuesto dar curso a la solicitud de exhorto suplicatorio, en la cual el Ministerio Público solicitó la extradición del ex mandatario”, sentenció Hurtado. Asimismo, dijo que la resolución será presentada ante el Ministerio de Relaciones Exteriores, a fin de llevar la notificación respectiva al Gobierno estadounidense.

Según informó la Agencia Boliviana de Información (ABI), las autoridades estadounidenses rechazaron el año pasado una primera solicitud de extradición de Sánchez de Lozada, alegando una supuesta incompatibilidad entre las legislaciones de los dos países.

Además, se conoció que sus exministros Carlos Sánchez y Jorge Berindoague, también son señalados como responsables de la violencia ejercida por las Fuerzas Armadas en crímenes de lesa humanidad.

“Sánchez de Lozada y los dos ministros deben responder ante la justicia boliviana por los delitos de genocidio, homicidio, tortura, y masacre sangrienta, por los disturbios ocurridos en octubre de 2003, en el que más de 60 civiles fueron abatidos por militares”, expresó.

La justicia boliviana enjuicia a Sánchez de Lozada por ordenar a la fuerza pública reprimir a las masas insurrectas, en las ciudades de La Paz y El Alto Bolivia, que vivió jornadas muy tensas, marcadas por los enfrentamientos entre la población y los agentes del orden.

Las protestas intentaban impedir un acuerdo entre el gobierno boliviano y el chileno, el cual garantizaba la exportación de gas al vecino país, con el que Bolivia mantiene un litigio marítimo que cumplió ya más de un siglo.