Inicio Tapa Brasil: La deforestación en la Amazonia creció en un 48,8%

Brasil: La deforestación en la Amazonia creció en un 48,8%

331
0
Compartir

En comparación con el año pasado, la deforestación en la región amazónica creció un 48,8% de agosto a octubre, meses de campaña electoral en Brasil. El bosque perdió 1,674 km2 en estos tres meses, área un poco mayor que la del municipio de São Paulo.

Los datos mostrados son del Deter B, un proyecto del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales que monitorea la deforestación en tiempo casi real para subsidiar la fiscalización ambiental. La tasa oficial es calculada por el sistema Prodes, de mayor resolución, pero los dos métodos tienen alta convergencia.

El principal aumento en la deforestación ilegal ocurrió en la frontera entre Acre y Amazonas, en una región cercana a la carretera BR-364. Los saltos fueron del 273% y el 114%, y la ganadería es la principal culpable.

El coordinador del programa de monitoreo de la Amazonia, Claudio Almeida, señaló que los números tienen que ser examinados con cautela, pues factores como la ocurrencia de nubes y otras variables disminuyen la precisión del Deter. Hecha la salvedad, afirmó que el aumento de casi el 50% preocupa.

“A través de una investigación se pudo conocer que diversos factores llevan a un aumento en la deforestación: especulación inmobiliaria, expansión de la frontera agropecuaria, consolidación de infraestructuras regionales como carreteras, puertos”, dijo.

En ese sentido, indicó que la tendencia es de un área deforestada ilegalmente mayor que la de 2017.

El monitoreo de la ONG Imazon, de Pará, también indica un reciente aumento de la deforestación. En septiembre, el Sistema de Alerta de Deforestación (SAD) registró un crecimiento del 84% en relación al mismo período de 2017.

Las áreas más deforestadas son propiedades privadas o áreas en diversas etapas de posesión (58%), seguidas de los asentamientos de reforma agraria (24%) y unidades de conservación (14%).

La deforestación en tierras indígenas representa el 4% del total. Casi la mitad fue detectada en Apyterewa, Pará, donde el Gobierno no electo de Michel Temer no cumplió una decisión de 2015 del Supremo Tribunal Federal determinando la retirada de invasores.

La deforestación en la Amazonia suele aumentar en años electorales, en medio de las promesas de los políticos sobre la legalización de tierras usurpadas o la flexibilización de la legislación ambiental si son elegidos.

El presidente electo, Jair Bolsonaro amenaza la Amazonía; en zonas ya afectadas por la deforestación y la minería ilegal, tribus como la munduruku no planean quedarse de brazos cruzados ante las declaraciones del ultraderechista, quien promete aprovechar la riqueza debajo de tierras indígenas protegidas.

La Radio del Sur/Agencias