Inicio El Mundo Cameron defiende trabajo “legal” de inteligencia británica

Cameron defiende trabajo “legal” de inteligencia británica

58
0
Compartir

TeleSUR/ La Radio del Sur

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, dijo este lunes ante el Parlamento británico que el país debe sentirse “orgulloso” de las actividades de sus servicios de inteligencia.

En este sentido, defendió a los que trabajan para los servicios secretos británicos, calificándolos de “héroes y heroínas silenciosos”.

Estas declaraciones, las ofreció Cameron en una sesión dedicada a analizar las conclusiones de la cumbre europea de la pasada semana, marcada por las acusaciones de que Estados Unidos interceptó llamadas de líderes europeos.

En esa reunión, dijo: “Nuestros agentes de inteligencia sirven a nuestro país sin ningún reconocimiento público. Algunos han dado sus vidas en acto de servicio y sus nombres todavía no son conocidos. Sus seres queridos deben lamentarse en secreto”.

Por otro lado, manifestó que las revelaciones del extécnico de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés), Edward Snowden sobre el supuesto espionaje estadounidense “hacen el mundo más peligroso”.

Vale recordar, que el pasado junio, documentos filtrados por Snowden revelaron a que el centro de escuchas británico, conocido como GCHQ, utilizó el sistema de espionaje PRISM de EE.UU para acceder a datos privados de ciudadanos a través de Internet.

Al respecto, Cameron aseguró que los servicios secretos trabajan dentro de la legalidad, mientras que el Comité de Seguridad e Inteligencia de la Cámara de los Comunes, que supervisa la labor de la inteligencia británica, determinó en julio que el GCHQ no vulneró las leyes británicas.

Por esta razón, aseguró que las agencias de inteligencia de su país “merecen” su “apoyo”: “Tenemos con cada uno de nuestros agentes de inteligencia una enorme deuda de gratitud. Son héroes y heroínas silenciosos que mantienen nuestro país a salvo”, señaló Cameron.

Luego de conocerse recientemente a través de un informe confidencial filtrado por Snowden que Estados Unidos espió a 35 líderes mundiales, la Casa Blanca (sede de Gobierno estadounidense) aseguró que las comunicaciones de Cameron “no han sido ni serán vigiladas por EE.UU”.