Inicio El Sur Daniel Ortega: el pueblo nicaragüense ni se vende, ni se rinde

Daniel Ortega: el pueblo nicaragüense ni se vende, ni se rinde

315
0
Compartir

El Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega, destacó la tarde de este sábado que el pueblo nicaragüense no se amilana ante las políticas injerencistas de aquellos que olvidan el valor moral e histórico de nuestro país.

Durante la concentración por Paz, Justicia y Vida, que tuvo lugar en la Avenida de Bolívar a Chávez, el Comandante Daniel reafirmó que “este es un pueblo que ni se vende, ni se rinde”.

Estamos en un Septiembre Victorioso, con un Pueblo Victorioso. Y el lunes comienza octubre, otro Octubre Victorioso, porque en cada mes, a lo largo del año, están todas esas cosas que no olvidamos y tenemos bien presentes. Rindiendo homenaje a los héroes y mártires, de forma comprometida con palabras y acción, y las palabras y las acciones se combinan en la unidad del pueblo para defender la Paz, la seguridad y el bienestar de las familias, manifestó ante una multitud enardecida.

En una congregación de personas que ratificó el significado de la unidad, Ortega resaltó nuevamente la importancia de la comunión.  Tenemos un compromiso con la Paz, y ese compromiso pasa por la Reconciliación. Tenemos que seguir practicando la Reconciliación, que es el dialogo más efectivo para asegurar la Paz en Nicaragua, para que no se vuelvan a repetir episodios de terror como los que ha vivido este pueblo en los últimos meses.

Tenemos que asegurar la Paz, conversando, manifestando que este es un pueblo con una gran fortaleza moral, con una gran dignidad, con el orgullo de ser nicaragüenses. Todo ello nos da la moral para hacer estas caminatas por la Paz y la Justicia. Una caminata pacífica, donde no ha salido una piedra. Miles y miles de familias y jamás ha salido una piedra y mucho menos un disparo en contra de quienes nos adversa. Aquel que tiene la fortaleza para hacer marchas pacíficas es porque tiene la seguridad de que está haciendo lo correcto y está bendecido por Dios, expresó.

Eso nos hace potentes. Adultos, jóvenes, niños, todos caminando juntos, bajo el sol, bajo la lluvia, como lo hacía (Mahatma) Gandhi cuando luchaba por la independencia de la India.

Debemos sentirnos orgullosos de que hay una inmensa mayoría de nicaragüenses que está por la Paz y defenderá la Paz hasta las últimas consecuencias, expuso.

El Presidente de la República envió un mensaje a aquellos que intentan frenar el desarrollo de Nicaragua, de Venezuela, de las naciones que buscan el bienestar de su pueblo. Los congresistas norteamericanos tienen que entender que este pueblo ni se vende, ni se rinde. Ponen de manifiesto sus políticas, pero eso no impidió que los pueblos de África lograran su independencia en medio de esas medidas injerencistas. Tienen que entender que ese no es el camino, que con acciones de ese tipo jamás se van a ganar el respeto y el cariño del pueblo de Nicaragua.

Tampoco se van a ganar el respeto de la comunidad internacional con esas acciones, porque no van a paralizar al pueblo nicaragüense; un pueblo que posee una enorme capacidad de productiva y creativa, porque el pueblo nicaragüense es trabajador, y tiene tierras fértiles para desarrollar su fuerza, refirió.

Asimismo, reconoció que varias potencias extranjeras intentan interferir en el accionar cotidiano de territorios libres, que ejecutan proyectos sociales. Ojalá entendieran eso los países que practican la injerencia, porque no solo es Estados Unidos, esa es una práctica de los que se sienten poderosos, que se olvidan de las grandes derrotas que han tenido, como cuando África se rebeló y venció a los colonialistas.

¡Qué viva la Paz! ¡Qué viva Nicaragua Bendita Siempre Libre!, expresó el Presidente Comandante Daniel ante los miles de hombres y mujeres que ratificaron su apoyo al proceso revolucionario del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

No hay unidad en la Organización de las Naciones Unidas

Durante su alocución, el Presidente de la República también abordó la realización de la 73era. Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la ciudad de Nueva York.

Resaltó las intervenciones de hermanos presidentes que también luchan contra la injerencia imperialista. En las Naciones Unidas se escuchó la voz de nuestros pueblos cuando habló el hermano Nicolás Maduro, en representación de Venezuela. Igual, cuando habló el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y con Evo Morales, de Bolivia, también se levantó la voz de los pueblos de Nuestra América.

Reconoció que la organización no cumple su rol en un momento en que el mundo está dividido y las amenazas de guerras resultan casi prácticas comunes. La organización se llama Naciones Unidas, pero está lejos de ser naciones unidas, porque hay división en el planeta. Por un lado, está la riqueza concentrada, y por otro, la pobreza. Esa es la verdad, y como no hay justicia llegan las políticas expansionistas para dominar más pueblos y tener bajo su control mayor riqueza.

Desgraciadamente esa práctica no ha desaparecido, a pesar de fundarse las Naciones Unidas tras la Segunda Guerra Mundial. Sigue habiendo guerras, agresiones, invasiones; no hay respeto a las mismas leyes de las Naciones Unidas y sigue lo que conocemos como la ley de la selva, la ley del más fuerte, y eso solo trae más dolor al planeta, más sufrimiento, expuso.

Y prosiguió: Cuando deberíamos tener mayores esfuerzos para invertir menos en el armamento atómico, es cuando más se está invirtiendo. Hay acuerdos, pero no se cumplen con armas que barren con ciudades enteras, porque ya fueron probadas en dos ciudades de Japón, en Hiroshima y Nagasaki. Bombas atómicas de las tropas norteamericanas que no fueron para soldados japoneses, fueron para sembrar el terror.

 

La Voz del Sandinismo/La Radio del Sur