Inicio Ahora Desaprobación de Ollanta Humala alcanza el 71% en Perú

Desaprobación de Ollanta Humala alcanza el 71% en Perú

19
0
Compartir

TeleSUR / La Radio del Sur

Un nuevo sondeo de opinión publicado en Lima (capital de Perú), revela que el 71 por ciento de los peruanos desaprueba la gestión del presidente Ollanta Humala, asegurando que no cumple sus promesas.

La encuesta fue realizada por la empresa privada GfK y publicada por el diario local La República, y señala que la gestión del gobernante solo es aprobada por 24 por ciento de la población, cifra que ha sido la más baja en sus poco más de dos años de gestión.

El sondeo fue realizado entre el 21 al 23 de octubre a unos mil 226 peruanos a nivel nacional. Las principales razones de la desaprobación a la administración de Humala se encuentran la falta de una estrategia de lucha contra la delincuencia, el incumplimiento de sus promesas y el alza de precios.

Mientras tanto, entre los que aprueban su gestión, 34 por ciento señala que “trabaja en programas sociales para los pobres”, 20 por ciento destaca “el apoyo de su esposa Nadine” y 16 por ciento que “hace lo posible para solucionar conflictos sociales”.

Con este nuevo sondeo se destaca que la popularidad del gobernante disminuyó dos puntos porcentuales respecto a lo registrado por la encuestadora en septiembre.

Hace una semana fue publicada una encuesta similar, en la que cual se registró una caída en la aprobación a Humala, con lo que alcanzó su índice más bajo en sus dos años de gobierno.

Para el gerente de GfK, Hernán Chaparro, la corrupción en el país es el mayor problema para Humala, “pues la población lo ve como el principal responsable de la lucha contra ella”.

“Los programas sociales siguen estando entre los dos aspectos mejor evaluados del gobierno, pero también aparecen entre los aspectos negativos, porque cuando se pregunta por ese tema la mención a los programas sociales sube de un 13 por ciento en septiembre a un 20 por ciento en octubre”, dijo.

Ollanta Humala, un militar retirado, asumió la presidencia en julio de 2011. Para el momento, aseguró que su gestión elevaría el crecimiento económico en el país y beneficiaría a los más pobres.