Inicio El Mundo Dispersan con gases una protesta en Roma contra la política inmobiliaria y...

Dispersan con gases una protesta en Roma contra la política inmobiliaria y migratoria

30
0
Compartir

Telám/La Radio del Sur

Un grupo de activistas anti sistema italiano se enfrentó duramente con la policía en el centro de Roma durante una manifestación para pedir el derecho a la vivienda, en una auténtica batalla campal que incluyó uso de gases y lanzamiento de todo tipo de objetos contundentes.

Los activistas del “Movimiento por la Vivienda” habían convocado a manifestarse pacíficamente en la céntrica plaza Montecitorio, donde tiene la sede el Parlamento.

Como parte de la protesta, la Cámara de los Diputados de Italia amaneció esta mañana con un cartel en el que se leía la palabra “CASA” y varias banderas de los movimientos sociales Asia y USB, mientras que en la plaza ondeaba una gran bandera roja con la frase “La casa se toma”.

La situación se violentó cuando policías intentaron impedir el paso de varios cientos de activistas que querían ir de la plaza hacia el lugar donde se llevaba a cabo una Conferencia Extraordinaria de la Asociación Nacional de Municipios Italianos, ANCI, a la que asistía el alcalde de Roma, Ignacio Marino.

Los activistas intentaron atravesar por la fuerza el cordón, formado por una hilera de policías y dos blindados, e hicieron explotar varios petardos “rompeportones” frente a los agentes, que reaccionaron lanzando gases y pegando bastonazos.

Los manifestantes respondieron a su vez arrojando spray urticante, botellas, monedas y huevos a los carabineros (policía militar italiana), y algunos de ellos se subieron a uno de los vehículos blindados.

En medio del caos, aterrorizados comerciantes corrían a bajar la persiana de sus negocios.

Fuentes médicas citadas por la página web del diario La Reppublica dijeron que al menos 22 personas resultaron heridas, entre ellas ocho policías y el resto todos manifestantes.

Un activista fue detenido, agregó el diario, que citó a fuentes policiales.

La sede del gobierno italiano, a pocos metros de allí, estaba fuertemente protegida por la policía.

Estos disturbios se producen sólo dos semanas después de la convocatoria del pasado 19 de octubre, en la que se pedía menos austeridad y más políticas sociales y en la que también hubo enfrentamientos entre la policía y grupos antisistema.

Después de los disturbios los manifestantes volvieron a Montecitorio y desplegaron un gran cartel con la leyenda “De aquí no nos movemos”.

En una conferencia de prensa conjunta del ministro de Infraestructuras y Transportes, Maurizio Lupi, y el alcalde Marino, se refirieron a las dos cuestiones centrales de la protesta.

“A partir del 1 de enero 2014 comenzarán a operar dos fondos para cumplir con todas las viviendas de emergencia. El primero será de 100 millones de euros, para apoyar el pago de las rentas de los que no tienen ingresos suficientes, y el segundo será de 40 millones de euros para los llamados atrasos inocentes (atrasos en el pago producto de las altas tasas)”, anunció Lupi.

Mientras que Marino, que habló tras recorrer en su bicicleta la zona donde se habían registrado los disturbios, pidió al gobierno que “considere la suspensión de los desalojos de las familias más vulnerables, las personas con edad avanzada, los niños y los discapacitados”.