Inicio Tapa Equipamiento para producir armas químicas en Siria fue destruido

Equipamiento para producir armas químicas en Siria fue destruido

21
0
Compartir

TeleSur/La Radio del Sur

El equipamiento declarado por el Gobierno de Bashar Al Assad de producción de armas químicas en Siria ya fue destruido, según informó este jueves un portavoz de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

La fuente indicó que antes del plazo de destrucción, establecido para el sábado, “Siria ha completado la neutralización de su producción de armas químicas y sus instalaciones de ensamblaje”.

El presidente del ente, encargado por la ONU de la aplicación internacional de la Convención sobre Armas Químicas, Ahmet Uzumcu, había informado con anterioridad, que Damasco había declarado mil 300 toneladas de sustancias químicas y sus precursores, que podrían ser empleados en combate.

El material estaba repartido entre 41 instalaciones situadas en 23 sitios diferentes de la república árabe.

De acuerdo al cronograma del organismo, estaba previsto que la revisión de todas las instalaciones se terminaran a finales del mes de octubre para su posterior destrucción; sin embargo, en ese mismo tiempo se pudieron efectuar ambas tareas.

La destrucción fue la fase final de un acuerdo con las Naciones Unidas (ONU) y la OPAQ para eliminar las armas químicas de Siria que tendría que terminar a mediados del próximo año. Los inspectores visitaron los sitios de producción reconocidos por el Gobierno de Siria, donde técnicos están inutilizando el equipo.

La misión conjunta expresó confianza de que la capacidad de Siria para fabricar nuevas armas estará destruida para el plazo del 1 de noviembre.

Este proceso que adelanta ONU a través de un acuerdo diplomático, frenó los intentos estadounidenses de atacar militarmente a Siria tomando como pretexto el supuesto uso de esas armas por el Gobierno contra la población de Ghouta oriental.

Siria y Rusia, así como por periodistas internacionales, pusieron en evidencia que la autoría de ese empleo de químicos tóxicos fue una operación de los grupos de extremistas islámicos que, con el apoyo de Estados Unidos y Arabia Saudita, entre otras naciones, pretenden derrocar el gobierno del presidente Bashar al-Assad.