Inicio Tapa Evo Morales ratifica que no permitirá cultivos ilegales de coca en Bolivia

Evo Morales ratifica que no permitirá cultivos ilegales de coca en Bolivia

17
0
Compartir

TeleSur/La Radio del Sur

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ratificó este martes que su Gobierno no aceptará el “libre cultivo” de hoja de coca y aseguró que continuará las tareas de racionalización y erradicación de plantaciones ilegales, tres días después del asesinato de efectivos de seguridad en la población de Apolo, al norte de La Paz (capital).

Por un lado, el Mandatario revalidó las propiedades nutricionales y medicinales de la hoja de coca. Sin embargo, dejó claro que “tampoco podemos aceptar que haya libre cultivo (…) porque sabemos que una parte de las producciones las desvían al narcotráfico”.

En ese sentido, Morales, quien es líder de las seis federaciones de productores de coca del trópico de Cochabamba (centro), manifestó que el mejor aporte de los cocaleros es “luchar contra el narcotráfico” y “cuidar la vida”.

Durante una conferencia de prensa ofrecida desde la ciudad de Tarija (sur), aprovechó la oportunidad para señalar que “el Gobierno sospecha que la coca sembrada en Apolo y otras zonas aledañas sirve para producir cocaína”, con el apoyo de narcotraficantes extranjeros.

De igual manera, reconoció que, hasta ahora, la localidad de Apolo era una “zona intocable”, ya que la eliminación de los cocales ilegales implicaba un cierto riesgo ante la intransigencia de algunos grupos que se resisten a la erradicación.

A pesar de ello, Morales anunció que debido a las cuatro muertes registradas en la zona cocalera de Apolo el pasado sábado, a partir de ahora se aumentará la presencia de militares en las fronteras, con el objetivo de garantizar la erradicación de plantaciones excedentarias.

El pasado sábado, miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta fueron emboscados en la comunidad de Miraflores, en Apolo, por un grupo de presuntos cocaleros, un atentado que dejó como saldo tres uniformados y un civil fallecidos, además de más de 20 personas lesionadas.

El jefe de Estado aseguró que hubo una “planificación militar” para atacar a los policías y militares y responsabilizó del atentado a “extranjeros que van operando” en esa zona y que usan “a algunos dirigentes” campesinos.

“Era nuestra obligación sentar presencia del Estado, soberanía en la frontera” y “las tareas de erradicación van a continuar. También es nuestra obligación, después de nacionalizar y regionalizar la lucha contra el narcotráfico, demostrar que podemos solos”, precisó

En 2008, Bolivia expulsó a la Agencia Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA, por su sigla en inglés) y un año después asumió su propia estrategia de lucha contra las drogas.