Inicio El Mundo Huelga general en Bélgica afecta severamente servicios públicos y de transporte

Huelga general en Bélgica afecta severamente servicios públicos y de transporte

375
0
Compartir
El tránsito aéreo fue cerrado en la nación belga

La huelga general de 24 horas en Bélgica que arrancó ayer miércoles a las 22 horas provocó el cierre del tráfico aéreo, mientras que los servicios de transporte público funcionan a medias y se han instalado cerca de un centenar de piquetes de huelga en Bruselas, en empresas como Mercedes y Peugeot y los supermercados de Carrefour.

Todos los vuelos programados en el aeropuerto internacional de Bruselas fueron anulados, mientras que los de la terminal de Charleroi, en el sur de Bruselas, fueron cancelados en su mayoría y otros han sido desviados.

La sociedad que gestiona el tráfico aéreo en Bélgica Skeyes anunció este martes el cierre del tráfico aéreo durante 24 horas, desde las 22 horas de ese día y hasta la misma hora del miércoles por falta de personal para garantizar la seguridad del tráfico aéreo.

Dos personas resultaron con heridas leves, una de las cuales ha sido trasladada a un hospital, después de que un vehículo se haya lanzado contra un piquete de huelga “deliberadamente” en la localidad de Gante, informó el portavoz de la Policía, Matteo Langeraert.

El funcionamiento de la red de transportes públicos –metro, bus y tren– también se ha visto considerablemente alterado por la huelga nacional tanto en la capital como en Valonia y Flandés. En Bruselas solo ha prestado servicio una línea de metro, cuatro líneas de autobús y seis de tranvía, dejando apenas en mínimos las posibilidades de desplazamiento en transporte público en la capital.

Una treintena de barcos se han visto bloqueados en el principal puerto comercial de Amberes, en el norte del país, debido a la huelga, según ha informado la empresa que gestiona la terminal portuaria.

Los sindicatos calificaron de “gran éxito” la huelga general en prácticamente todos los sectores para protestar por el aumento salarial del 0,8 por ciento propuesto, que consideran insuficiente y que piden duplicar.

El primer ministro belga, Charles Michel, advirtió que “la huelga no resuelve nada” y ha pedido que sindicatos y la patronal vuelvan a la mesa de negociación, al tiempo que ha agradecido a los trabajadores que sí han acudido a su puesto de trabajo a través de su perfil en Twitter. Recordó que los salarios no subirán el 0,8 por ciento propuesto sino el 4,6 por ciento con la indexación salarial. “La última vez, sindicatos y patronal llegaron a un acuerdo. No hay ninguna razón para que no ocurra esta vez”, dijo.

En la huelga también participan trabajadores de la administración pública, servicios, transportes, escuelas y hospitales. También se vieron afectados el servicio de correos, la recogida de basura y los centros comerciales. “La huelga está siendo seguida en todas partes y en todos los sectores”, dijo la secretaria general del sindicato CSC (cristiano) , Marie-Hélène Ska, a la radio Bel-RTL.

El paro general fue convocado por los tres grandes sindicatos del país, el FGTB (socialista) , el CSC y el CGSLB (liberal) y afecta a todos los sectores, tanto el público como el privado. Los huelguistas piden aumento de salarios, el aumento de ayudas y pensiones así como mejores condiciones para el fin de carrera. La última huelga general en Bélgica tuvo lugar en diciembre de 2014.

La Radio del Sur