Inicio El Mundo Juicio contra Mursi comenzará el próximo 4 de noviembre

Juicio contra Mursi comenzará el próximo 4 de noviembre

19
0
Compartir

TeleSUR/La Radio del Sur 

El juicio contra el derrocado presidente de Egipto, Mohamed Mursi, por supuesta incitación al asesinato de manifestantes, comenzará el próximo 4 de noviembre, informó este miércoles el presidente del Tribunal de Apelación de El Cairo, Nabil Salib.

Mursi, junto con 14 dirigentes de la agrupación política Hermanos Musulmanes, ha sido acusado de supuestamente perpetrar actos violentos e instigar al asesinato y el vandalismo en los alrededores del palacio presidencial de Itihadiya el 5 de diciembre pasado, explicó Salib.

Entre los miembros de la Hermandad que serán juzgados junto al derrocado mandatario se encuentran el vicepresidente del Partido Libertad y Justicia -brazo político de la Hermandad-, Esam el Erian, y otro de sus dirigentes, Mohamed Beltagui.

El Tribunal Penal de El Cairo, presidido por el juez Ahmed Sabri Yusuf, será el encargado del proceso.

Ese 5 de diciembre murieron al menos siete personas durante los enfrentamientos entre partidarios y detractores de Mursi, el primer presidente elegido democráticamente en Egipto.

Sus opositores le acusaban de querer islamizar a la nación árabe tras la publicación de un decreto constitucional.

Las investigaciones de la Fiscalía de Egipto señalaron que Mursi alentó a sus partidarios a cometer asesinatos y emplear la violencia contra los manifestantes congregados cerca de Itihadiya para rechazar el polémico decreto constitucional con el que este había blindado sus poderes.

Según las pesquisas, los partidarios del depuesto presidente atacaron y dispararon contra los manifestantes y quemaron sus tiendas de campaña, además de torturar a 54 personas cerca del palacio.

Los Hermanos Musulmanes afirmaron que la mayoría de los muertos eran islamistas.

Esta será la primera causa por la que Mursi será procesado tras ser depuesto por el Ejército el pasado 3 de julio. También se le acusa de haber insultado al poder judicial y de haber estado vinculado al grupo palestino Hamás para perpetrar “acciones enemigas contra el país”, entre otros cargos.

Tras el derrocamiento, los militares mantienen en un lugar secreto a Mursi, mientras que los otros acusados están encarcelados o prófugos.

El golpe de Estado contra Mursi generó una ola de represión militar que dejó más de mil personas muertas y unos dos mil miembros de la Hermandad Musulmana detenidos, incluyendo a los líderes de la cofradía islamista.