Inicio El Mundo Los profesionales de Colombia y Ecuador que aprovechan la crisis de Venezuela...

Los profesionales de Colombia y Ecuador que aprovechan la crisis de Venezuela para estudiar en la universidad

475
0
Compartir

Mientras miles estudiantes venezolanos abandonan sus estudios y el país para huir de la crisis, otros universitarios extranjeros hacen el camino inverso.

Tito Bohórquez, ingeniero agrónomo, viaja dos veces al año una distancia de 2.500 kilómetros entre su natal provincia de Los Ríos, en Ecuador, y Maracaibo, en el noroeste de Venezuela, para participar en clases presenciales de su doctorado en Ciencias Agropecuarias.

El primero de los vuelos que toma tarda tres horas antes de hacer escala en Caracas. Debe pagar también por estadías en hoteles, comidas y taxis. El desgaste vale la pena, dice.

Profesor contratado y director de la carrera de Agropecuaria en la Universidad Técnica de Babahoyo, en Ecuador, Bohórquez es parte de un grupo cada vez más numeroso de profesionales ecuatorianos y colombianos que cursan estudios de postgrado en la Universidad del Zulia(LUZ) en Maracaibo, cerca de la frontera con Colombia.

Estudian especialidades, maestrías y doctorados en Medicina, Odontología, Ingeniería, Derecho, Veterinaria, Humanidades y Agronomía.

“Nunca pensé en estudiar acá”, admite Bohórquez antes de explicar por qué se decidió.

Es la segunda de sus tres estancias de clases intensivas en Venezuela durante su doctorado. La primera fue en abril, también por tres semanas.

Profesionales de Colombia y Ecuador interesados en cursos de cuarto y quinto nivel académico hallan en las universidades públicas de Venezuela una combinación perfecta: matrícula muy económica y calidad en la educación, a pesar de la crisis.

Bohórquez y el resto de cursantes de doctorados pagan en LUZ US$1.500 dólares cada semestre. La inscripción les costó US$500. A eso le suman gastos de vuelos, hospedaje, alimentación y transporte cada vez que viajan a Maracaibo: unos US$1.000. .

Qué dice el gobierno de Maduro sobre el éxodo de los venezolanos
La inscripción y el pago de su doctorado en LUZ representarán, al final de sus estudios, una inversión aproximada de US$8.000.

“La colegiatura y los viáticos de un doctorado en Perú saldrían en entre US$28.000 y US$30.000. En Colombia, los cursos son cada tres semanas y cuestan US$40.000. En Chile, igual, y hay que residir allá”, dice Bohórquez.

l nivel académico de Venezuela es uno de los atractivos. Docentes locales con títulos de doctor, la mayoría formados en universidades de América del Norte y Europa, garantizan que el programa sea de alta calidad.

Víctor Granadillo, doctor en Química, autor de 300 artículos en revistas arbitradas y tutor de alumnos extranjeros, certifica que los 50 profesores que integran su departamento en la Facultad de Ciencias tienen doctorados.

Ketty, su esposa y también profesora de la Facultad de Economía de LUZ, asegura que la excelencia universitaria ha sobrevivido a la diáspora o la crisis en su departamento. “El conocimiento es un patrimonio que jamás se devalúa”, dice.

Pese a las ventajas económicas, Bohórquez, el agrónomo de Los Ríos, Ecuador, tuvo miedo de estudiar en Venezuela.

Los índices de inseguridad, las tensiones políticas y la hiperinflación le alarmaban. Dos médicos amigos que cursan estudios en LUZ desde 2017 lo animaron.

“Venezuela no está devastada”, cree. Pero la inflación -la peor del mundo- es tan ruda que pulveriza el poder hasta de las monedas duras.

Los dólares valían más en el mercado venezolano durante su primera viaje, en abril, cuando un día de servicio de taxi le costaba US$3. Hoy, esa tarifa cubre solo una hora de transporte privado.

Los problemas no le hacen arrepentirse. “El conocimiento es un diamante en bruto que tienen las universidades de Venezuela. Esta es una oportunidad de oro”.

BBC MUNDO / La Radio del Sur