Inicio El Mundo Manifestantes irrumpieron en audiencia de Elliott Abrams y se solidarizaron con Venezuela

Manifestantes irrumpieron en audiencia de Elliott Abrams y se solidarizaron con Venezuela

123
0
Compartir

Con la consigna Hands off Venezuela! (¡Manos fuera de Venezuela!) y “¡No escuchar a este criminal de guerra!” activistas del movimiento estadounidense CodePink irrumpieron el miércoles en la audiencia realizada en el Congreso a Elliott Abrams, quien fue nombrado a finales de enero como misario en Venezuela para “restaurar la democracia” en la nación suramericana.

Varios manifestantes expresaron su preocupación por el nombramiento de Abrams, conocido por dirigir diferentes intervenciones, así como de ejecutar el golpe de Estado de 2002 contra el comandante y entonces presidente de la República, Hugo Chávez.

Entre ellos, se encuentra Juliana Bardet, quien señaló que Abrams es uno de los clásicos personajes estadounidenses que siempre ha respaldo las intervenciones.

“Las guerras en la década de 1980 en El Salvador, en Guatemala, en Centroamérica, que fueron tan horribles para la población (…) cientos de miles de muertos hubo en esas guerras y Abrams fue uno de los autores intelectuales de esas guerrars, dijo Bardet, cita el portal estadounidense Voz de América.

“Establecer un gobierno paralelo liderado por Juan Guaidó es ilegal, irresponsable y pone a Venezuela en el camino hacia la guerra civil”, advirtió la activista de CodePink Caroline Debnam, quien también fue arrestada, en una declaración. “En lugar de exacerbar las tensiones, los EE.UU. deben apoyar con los esfuerzos de México, Venezuela y el Vaticano para mediar en la crisis”.

Con las manos esposadas por la Policía del Capitolio, Debnam dijo que otras naciones se ofrecieron a ayudar a facilitar las negociaciones y enfatizó que “esto es lo que debemos apoyar, no un golpe de Estado, no la posibilidad de una intervención militar”.

Igualmente, Abrams agregó Gold, “es un criminal de guerra y no debe declarar ante el Congreso”.

Mientras que Kei Pritsker, otro activista de CodePink presente en el Capitolio estuvo de acuerdo: “Mire la historia de Elliott Abrams en Centroamérica y Medio Oriente, creando guerras y caos en nombre de las corporaciones estadounidenses. Debe ser juzgado por crímenes de guerra. No debería testificar en el Congreso de Estados Unidos”.

Durante la audiencia, el viejo halcón fue cuestionado por varios representantes de la Cámara, quienes le recordaron sus “hazañas” por “restaurar la democracia” en países de América Latina como El Salvador y Nicaragua.

Uno de ellos fue la congresista Ilhan Omar – la primera congresista de origen musulmán en el Capitolio –, quien cuestionó las políticas intervencionistas aplicadas por EEUU a Venezuela en los últimos meses, por lo que le preguntó si respaldaría alguna estrategia que involucre a fuerzas militares, así como se realizó en Guatemala, El Salvador o Nicaragua.

Ante esta pregunta, refieren medios internacionales que transmitieron la audiencia, el diplomático decidió no responder.

Cabe destacar que Abrams es recordado por desestimar la masacre de El Mozote, ocurrido en 1981 en El Salvador — en el que estaba involucrada el batallón Atlácatl, formado por la Agencia Central de Inteligencia de EEUU (CIA, por sus siglas en Inglés) — en el que asesinaron a aproximadamente 600 hombres, mujeres y niños salvadoreños, convirtiéndose este hecho en uno de los mayores actos de violencia contra una población civil en América Latina.

De igual forma, fue culpable de ocultar información al Congreso estadounidense durante el escándalo de Irán-Contra (conocido como el Irangate), también ocurrido durante la gestión de Reagan, en el que se evidenció la venta de armas ilegal a Irán durante la guerra de Irak-Irán (1980-1988), para así obtener recursos para financiar a los grupos que estaban en contra del gobierno sandinista que se encontraba en Nicaragua.

Agencias/La Radio del Sur