Inicio El Mundo Obama pide al Congreso aprobar “lo antes posible” aumento del techo de...

Obama pide al Congreso aprobar “lo antes posible” aumento del techo de la deuda

23
0
Compartir

TeleSUR / La Radio del Sur

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, celebró este miércoles el acuerdo logrado entre demócratas y republicanos para solventar la crisis fiscal y salvar a la nación del default y pidió al Parlamento aprobarlo lo más pronto posible.

Barack Obama “piensa que el acuerdo entre los dos partidos anunciado por los dirigentes del Senado reabrirá los servicios del Estado y acabará con la amenaza económica que ya ha perjudicado a la clase media, a las empresas y nuestro estatus económico mundial”, informó su portavoz Jay Carney.

Asimismo, dijo que el mandatario estadounidense urgió a ambas Cámaras a aprobar el acuerdo “lo antes posible” para eliminar “la amenaza de obstrucción que ha dañado nuestra economía (…) Evitar una cesación de pagos”.

“Ya estamos en el día 16 de una paralización de la Administración completamente innecesaria”, agregó.

La propuesta del Senado anunciada este miércoles eleva el techo de endeudamiento hasta el 7 de febrero de 2014 y desbloquea el presupuesto federal para reabrir la Administración, paralizada parcialmente desde el pasado 1 de octubre hasta el 15 de enero próximo, dando tiempo a que el Congreso inicie un debate sobre el gasto y reducción del déficit.

El acuerdo entre demócratas y republicanos también requeriría que se verifique el nivel de ingresos para las personas que buscan subvenciones para sus seguros de salud bajo la reforma sanitaria aprobada por el mandatario estadounidense.

Mientras que la crisis fiscal afecta a los ciudadanos estadounidenses, los 532 miembros del Congreso estadounidense continúan cobrando su sueldo, a un costo por hora de 10 mil 583 dólares para los contribuyentes.

De acuerdo con los medios de comunicación, los legisladores reciben sus pagos a pesar de que cientos de trabajadores del Congreso fueron enviados a sus casas, grupos de turistas se ven impedidos de visitar el Capitolio y los servicios a los ciudadanos se han paralizado en muchas oficinas.