Inicio Tapa Paramilitares atacaron desde Colombia destacamento de la GNB cerca de Ureña

Paramilitares atacaron desde Colombia destacamento de la GNB cerca de Ureña

262
0
Compartir

El pasado domingo por la madrugada un grupo de alrededor de 60 paramilitares armados atacaron un cuartel fronterizo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) conocido como La Mulata. El ataque fue finalmente repelido por los guardias venezolanos luego de un fuerte intercambio de disparos que duró casi una hora.

El puesto de la GNB se encuentra ubicado a escasos 20 metros del límite con Colombia y cerca de un caserío perteneciente al municipio Pedro María Ureña del estado Táchira, pero sobre todo a solo 15 minutos del puente Ureña donde los militantes de la derecha venezolana quemaron el sábado camiones con la supuesta ayuda humanitaria.

La maniobra bélica bien puede ser considerada como parte de la estrategia de ataques y asedio permanente que el designado representante especial para Venezuela por el gobierno de los Estados Unidos, Elliott Abrams le adelantó a representantes del gobierno bolivariano pocos días después de que se iniciara el proceso desestabilizador y golpista liderado por el diputado Juan Guaidó.

Cerca de la una de la mañana, los efectivos de la GNB comenzaron a ser atacados desde territorio colombiano. En la pequeña guarnición había unos 30 efectivos que desde el interior de las instalaciones respondieron con sus armas el ataque. Entre los guardias no hubo heridos ni bajas pero se sospecha que entre los atacantes hubo algún herido por los rastros de sangre que se descubrieron una vez que se superó el episodio.

Según relataron los miembros de la GNB, los atacantes en más de una oportunidad les gritaban para convencerlos de que abandonen el puesto y se incorporen a las fuerzas de la derecha venezolana. “Ríndanse, no pierdan la vida por este gobierno”, les gritaban. No tuvieron éxito y el combate continuó durante una hora.

“No aceptamos porque nuestro pensamiento es defender la patria. No tenemos otra voluntad”, aseguró el sargento primero Jhonatan Caballero Cárdenas. En tanto, el sargento supervisor Mario Oviedo, señaló a las cámaras de TeleSur, que los atacantes “se encontraron con la sorpresa de que nosotros estamos firmes, que nunca vamos a rendirnos, siempre vamos a estar atentos y vamos a defender el país y la patria. Si es necesario entregaremos nuestra vida”, indicó.

El ataque dejó sus señas en las paredes del destacamento donde se pueden observar los impactos de balas de uso militar. Los disparos comenzaron cerca de la una de la mañana mientras buena parte de los efectivos dormían y desde los mismos dormitorios respondieron al ataque.

En el puesto había cerca de 30 efectivos entre mujeres y hombres.

La Radio del Sur/ Página12