Inicio Tapa Presidente Correa alerta sobre las nuevas formas de golpismo en América Latina

Presidente Correa alerta sobre las nuevas formas de golpismo en América Latina

36
0
Compartir

Agencia Andes /La Radio del Sur

El presidente ecuatoriano Rafael Correa alertó a los ciudadanos a estar atentos a las nuevas formas de desestabilización y golpismo contra los gobiernos progresistas de América Latina.

“Todos los intentos de golpe de Estado en el siglo XXI en América Latina han sido contra los gobiernos progresistas, los gobiernos de izquierda. Debemos estar atentos ante las nuevas formas de desestabilización y golpismo que se están gestando en América Latina”, dijo.

El primer mandatario recordó los intentos de golpes de Estado contra el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez (2002), contra Evo Morales (2006), contra Manuel Zelaya (2009), Fernando Lugo (2012) y contra su propio gobierno en 2010, aquel 30 de septiembre.

En Ecuador, como en otros países de la región, grupos opositores se dedican a pensar, planificar, organizar, y llevar a cabo la estrategia del “golpe blando”: un golpe de Estado que consiste en el tránsito paulatino de las democracias a las dictaduras.

El presidente del Ecuador se refirió a estrategias como las que denunció la Agencia Andes, la estrategia del “Golpe Blando”, concepto introducido por el estadounidense Gene Sharp, quien dirige la Fundación Albert Einstein.

Sharp propone cinco etapas para estos intentos de desestabilización “blandos”: ablandamiento, deslegitimación, calentamiento de calle, combinación de diversas formas de lucha y fractura institucional. Un mínimo análisis de lo que sucede en Ecuador revela cómo esta estrategia ya está en marcha en el país y cómo los medios de comunicación privados lo viabilizan.

“A estar atentos, a no dejarse utilizar por los mismos de siempre. El 30 de septiembre intentaron desestabilizar al gobierno. La oposición desestabilizó un con un sector de la policía”, dijo el jefe de Estado durante la emisión del Enlace Ciudadano, desde la localidad de Peguche, en la provincia de Imbabura, norte andino.

Según Correa, en Ecuador se pudo detener el golpe de Estado por tres razones: el pueblo que salió a las calles, incluso arriesgando su vida para rescatar al presidente, la rápida reacción de Unasur que se unió para rechazar el golpe de Estado y la posición frontal del presidente, que decidió enfrentar el problema directamente.